sábado, 30 de octubre de 2010

Chris Maguire: la gran esperanza escocesa

A muchos aficionados al fútbol internacional les alegró especialmente la clasificación de Islandia para la Eurocopa sub-21 tras eliminar a Escocia en el play-off. Sin embargo, a pesar de esta derrota ante una selección de un país de poco más de 300.000 habitantes, los jóvenes jugadores escoceses fueron calificados de héroes por la prensa local, poniéndolos como ejemplo para los Senior, que pocos días después enfrentarían a España en Hampden Park. En este grupo encontramos algunos jugadores que se desenvuelven con asiduidad en equipos de la SPL, como James Forrest en el Celtic, Jamie Murphy en Motherwell o David Goodwillie (una de mis debilidades) en Dundee United, que fue elegido Mejor Jugador Joven de la liga la pasada temporada. Pero sin ninguna duda, la gran eclosión de la temporada en Escocia ha sido el delantero del Aberdeen Chris Maguire.


Maguire debutó con 17 años con los Dons contra el Celtic, equipo de su corazón, en la temporada 2005-06, y anotó su primer gol con la camiseta del Aberdeen la siguiente temporada contra el Kilmarnock. Tras unas cuantas temporadas sin consolidarse en el equipo inicial, el propio jugador solicitó ser cedido a otro club de la SPL con el fin disponer de los minutos necesarios para desarrollarse como futbolista. A pesar de las reticencias de su club, finalmente fue cedido en el mercado de invierno de la pasada temporada al Kilmarnock, donde anotó 4 goles en 14 partidos, incluido el único tanto en la victoria por 1-0 en su debut ante el Celtic. A la vuelta de su cesión, el joven delantero se ha consolidado en el XI de los Dons, habiendo anotado 2 goles en 8 partidos de liga y un gol en la League Cup. Estos números, unidos a su gran influencia en el juego de su equipo le hicieron ser elegido Mejor Jugador Joven de la SPL en Septiembre. Sin embargo, Maguire empezó a hacerse un nombre fuera de Escocia con sus actuaciones con la selección sub-21. Primero, anotó el gol decisivo en el partido contra Austria que dio al Tartan Army el acceso al play-off de clasificacion para la Euro 2011, para posteriormente asombrar al mundo con un gol desde el centro del campo tras el saque de centro, en la derrota por 1-2 ante la Islandia de Sigurdsson.



Problemas extradeportivos y relación con el Celtic

A pesar de su despegue en los terrenos de juego, Maguire se ha visto envuelto en una serie de polémicas extradeportivas, algunas de ellas relacionadas con su condición de seguidor del Celtic. En 2007 publicó un comentario en la página de un amigo, seguidor del Rangers, en la red social Bebo, insultando gravemente a  los jugadores del Rangers Barry Ferguson y Alan Hutton, lo que le ganó la enemistad con los aficionados Gers. Ya en esta misma temporada fue expulsado en el partido de liga contra el Rangers en Pittodrie, pocos días después de ser procesado por vandalismo tras dañar un coche a la salida de un club de Aberdeen.

Sin embargo, estos problemas de conducta no empañan su buen inicio de temporada, que ha hecho que varios equipos de la Premier League se hayan fijado en él como posible refuerzo para la próxima temporada, más si cabe cuando Maguire finaliza contrato en Junio de 2011 y podría llegar con la carta de libertad. De momento, el club que más interés ha mostrado por su contratación no es otro sino el Celtic, pudiendo cumplir el sueño de Maguire de vestir la casaca de los Hoops. Juegue donde juegue, siempre podremos deleitarnos con el sensacional gol que un día hizo soñar a Escocia. Este es Chris Maguire, la gran esperanza escocesa.

video

lunes, 25 de octubre de 2010

Breves reflexiones sobre el Old Firm

Después del primero de los cuatro grandes partidos de la temporada en Escocia, hay una serie de aspectos que me gustaría comentar y que pueden hacer comprender mejor el por qué de la victoria del Rangers en Celtic Park por 1-3.
 
En primer lugar, y aunque suene un poco partidista por ser dicho a posteriori, me sigue pareciendo increíble que el derby más antiguo del mundo del fútbol no se emita en directo en España, conociendo la gran cantidad de canales de ámbito deportivo en el panorama televisivo español. Sé que la liga escocesa es una liga poco seguida en España y que la audiencia que darían la mayoría de los partidos de la SPL sería muy inferior a la de otras ligas más mediáticas, como la Premier League, pero no me cabe ninguna duda que un partido de esta importancia y nivel podría dar un share muy similar a los buenos partidos de la liga inglesa. Por eso,  resulta sonrojante que los aficionados al fútbol que quisieran ver este histórico choque tuvieran que hacerlo a través de sus ordenadores. 
 
En segundo lugar, ayer la diferencia que decantó el resultado del partido hacia el bando protestante no fue ni Kenny Miller ni tan siquiera el árbitro (a pesar de su grave error en el penalty de Mastjorovic). La gran diferencia estuvo en la terrible actuación de la defensa del Celtic, acostumbrada a no sufrir en exceso contra equipos de la liga que apenas le inquietan, pero que ha demostrado que no tiene el nivel necesario para afrontar partidos de entidad como el derby de Glasgow o la previa de la Champions League. Sigo pensando que los Bhoys tienen la mejor plantilla de la competición, pero su bajo nivel defensivo puede costarle perder el título de liga, algo que se asemeja imprescindible tras caer eliminado prematuramente de las competiciones europeas. A pesar de los refuerzos de este verano en esa posición, es posible que en las oficinas de London Road empiecen a plantearse acudir al mercado invernal en busca de mejorar sus resultados defensivos.

Por último, me gustaría resaltar la ausencia de incidentes extradeportivos entre aficiones de ambos equipos, algo que siempre es de agradecer en este tipo de encuentros. En el terreno de juego, la dureza y los encontronazos habituales entre jugadores de ambos equipos. Solo destacar el feo gesto de Samaras, dando un suave rodillazo en la cabeza de McGregor, que no vio el árbitro y por el que finalmente no será sancionado.




sábado, 23 de octubre de 2010

Old Firm: el fútbol en segundo plano

En la jornada que comienza este fin de semana en Europa encontramos algunos partidos muy interesantes, como el que medirá en Eastlands a Manchester City y Arsenal, segundo y tercero de la Premier League; o como el Napoli-Milan. Sin embargo, hay un partido que destaca por encima de todos ellos en la jornada europea, no solo por lo decisivo del resultado, sino por su historia, rivalidad y pasión. Por supuesto, hablamos del Celtic-Rangers, primer gran derby de Glasgow de la temporada en la SPL. 



A pesar de la pérdida de estrellas que han sufrido los dos grandes de la liga escocesa en los últimos años (lejos quedan los derbys en los que Chris Sutton y Henrik Larsson se compenetraban a las mil maravillas para alcanzar el gol, o en los que Barry Ferguson surtía de precisos balones a Tore Andre Flo), el partido no ha perdido ni un ápice de interés, más si cabe que, tras ocho jornadas de liga, ambos llegan empatados en la cabeza tras sumar un espectacular pleno de victorias. A pesar de todo, la gran fama mundial de este partido viene dada por las connotaciones extradeportivas que envuelven a ambos equipos. No solo  esuna batalla deportiva, sino también política, cultural y religiosa lo que hace único a este encuentro en el Planeta Fútbol.




Esta rivalidad extradeportiva tiene su origen en la fundación de ambos clubs: el Rangers, fundado en 1873 por aficionados al remo; el Celtic, fundado en 1888 por un párroco marista con el objetivo de recaudar fondos para un comedor infantil de inmigrantes irlandeses. En poco tiempo, los Hooper se convirtieron en un símbolo de la comunidad católica irlandesa de Glasgow, llegada a Escocia huyendo de la hambruna de Irlanda. Como contraposición, los Gers empezaron a identificarse con la comunidad protestante. El inicio de esta rivalidad religiosa se tornó en política unos cuantos años después, con la independencia de la República de Irlanda en 1921. En esta época se recrudeció la violencia sectaria en los derbys de Glasgow, dando la impresión de que las posturas siempre serían irreconciliables.

Famine Song y amenazas oficiales:

Tras la Segunda Guerra Mundial, el sectarismo político se incrementó con el apogeo de los atentados del IRA. Así, era habitual encontrar alusiones a la banda irlandesa en Celtic Park (todavía hoy se pueden ver algunas pintadas en los alrededores de Parkehad). La respuesta en el bando protestante no se hizo esperar, identificándose con sus orígenes protestantes y apoyando el bando unionista británico. Es caracterísitico que tanto en Parkhead como en Ibrox no se vean banderas escocesas, ya que, mientras los Bhoys suelen portar banderas irlandesas, los Gers se identifican con la Union Jack y el Ulster Banner. Y esta historia de sectarismo alcanza su zénit en 2008, cuando se escucha por primera vez en Ibrox The Famine Song, canción empleada por los aficionados del Rangers para mofarse del origen irlandés del Celtic, haciendo referencia a los motivos de la inmigración irlandesa a Escocia y utilizando un lenguaje muy violento para mostrar la confrontación. Las quejas de gran parte de la opinión pública, no solo católica, hicieron que la justicia escocesa prohibiera el canto de esa canción en un estadio de fútbol, y ammenazó a Rangers con la pérdida de puntos si los cánticos continuaban.



Este domingo ambos equipos vuelven a enfrentarse en el primero de los cuatro encuentros que les medirán a lo largo de la temporada de la SPL. Unos partidos en los que el equipo que sale victorioso se acerca hasta casi tocar con la punta de los dedos el título de la máxima categoría del fútbol escocés. Sin embargo, habrá que estar muy atentos no solo al espectáculo sobre el césped, sino a lo que pueda acontecer en las gradas de Celtic Park. Un espectáculo que trasciende de lo deportivo, dividiendo a Glasgow por unas horas de las que se hablará en todo el mundo.

martes, 19 de octubre de 2010

Previa Rangers-Valencia: la Escocia Mejorada

Para todo aquel que viera el partido de España en Hampden Park el choque del próximo miércoles en Glasgow le resultará bastante familiar. Si bien el Valencia no juega como La Roja, enfrente tendrá a la columna vertebral de la selección escocesa. Ni más ni menos que cinco de los titulares de Escocia forman habitualmente en el once inicial del Rangers, entre ellos algunos de los mejores, como McGregor y Naismith, y de los peores, como el lateral Whittaker. Además, el esquema de juego que presentará Walter Smith no diferirá en exceso del que expuso su homólogo en la selección, casi diríamos que fue  éste el primero que aplicó este esquema en el fútbol escocés.



Si bien el Rangers, en la SPL, forma con onces ofensivos, con jugadores con buen trato de balón y que gustan de entrar por las bandas, en la Champions el equipo se transforma. Al más puro estilo Catenaccio, los Blues incorporan un defensa más a su zaga (habitualmente Kirk Broadfoot), sacrificando uno de los jugadores de banda y retrasando a Naismith, goleador ante España, al centro del campo. Esta táctica funciona bien a los pupilos de Walter Smith, que ya aguantaron un valioso 0-0 en casa ante el Barcelona del triplete, colocando dos líneas de cinco hombres en su propio campo. Esta temporada lo han utilizado en los dos primeros partidos de la fase de grupos de la Liga de Campeones, sacando un valioso punto de Old Trafford y venciendo en casa al Bursaspor. De esta forma, llegan al choque contra el equipo Ché con cuatro puntos, uno más que los de Unai Emery, por lo que una victoria en Ibrox Park les haría acariciar la clasificación para los octavos de final de la Champions League. Sin embargo, a pesar de este esquema defensivo, los Gers a buen seguro dispondrán de ocasiones en el encuentro del miércoles, procedentes fundamentalmente de jugadas a balón parado y contragolpes, intentando aprovechar la velocidad y el buen estado de forma de hombres como Miller y Davis. Si el partido se pone cuesta arriba para los escoceses, tal vez puedan acusar la lesión de su delantero referencia habitual, el bosnio Nikica Jelavic, que no reaparecerá hasta finales de año. Su lugar debería ocuparlo el joven internacional norirlandés Kyle Lafferty, aunque también podría tener sus oportunidades James Beattie, ex de Everton y Stoke City, entre otros. También deberá esperar su oportunidad en el banquillo, salvo sorpresa inesperada, Vladimir Weiss, jugador eslovaco cedido por el Manchester City y que suele ser el sacrificado en los partidos de Champions.



A priori superior a los escoceses, el Valencia debe buscar la victoria en Glasgow, aunque teniendo en cuenta que un empate en Ibrox puede ser un resultado suficiente, teniendo en cuenta que el Rangers todavía debe visitar Mestalla. Sin embargo deberá prestar mucha atención a las salidas a la contra de los escoceses que, comandados por Naismith y Miller, intentarán aprovechar sus pocas oportunidades para intentar batir a los valencianos. 
Rangers: McGregor; Broadfoot, Papac, Weir, Bougherra, Whittaker; McCulloch, Edu, Davis Naismith; Miller.






viernes, 15 de octubre de 2010

El Rangers ante su semana decisiva

Tal vez suene un poco excesivo el decir que nos acercamos a unos días claves para el devenir de la SPL, pero si echamos un vistazo a las dos próximas jornadas de liga podemos observar que los resultados que obtengan algunos equipos van a marcar sus opciones del resto de la temporada. Especialmente importantes son estas jornadas en la zona alta de la clasificación, que comenzará esta semana con los enfrentamientos entre los dos primeros clasificados contra sus dos inmediatos perseguidores, y que culminará el domingo 24 de octubre con el primero de los derbys de Glasgow, que se disputará en Celtic Park. De todos los equipos implicados es el Rangers el que más se juega en los próximos partidos.


Este reto deportivo comienza este mismo sábado, cuando los Blues reciban en Ibrox Park al Motherwell, tercer clasificado de la liga y uno de los equipos más en forma del campeonato escocés. Aunque claros favoritos a la victoria, los jugadores del Rangers tendrán que esforzarse más de lo habitual para doblegar a los pupilos de Craig Brown, entre los que destaca el joven delantero escocés Jamie Murphy, que viene de demostrar su calidad con la selección escocesa sub-21 en el play-off de clasificación contra Islandia, anotando incluso un gol en el partido de ida. 

Sin tiempo para reflexionar sobre el partido de liga, el miércoles llega la Champions League a Ibrox. Este sea, posiblemente, el partido más decisivo de la "semana grande" del Rangers, ya que recibe al Valencia, su principal candidato en la lucha por el segundo del grupo C. Los escoceses llegan a este partido con 4 puntos, uno más que el equipo Ché, y buena parte de sus opciones de clasificación para los octavos de final pasan por el resultado que obtengan en los dos partidos contra el conjunto valencianista. A priori, los valencianos son superiores y deberían doblegar a los de Glasgow, pero seguro que Walter Smith pondrá sobre la cancha toda su artillería defensiva para intentar puntuar en ambos partidos y mantenerse por delante del Valencia en la clasificación del grupo.


Y, por si esto fuera poco, el domingo 24 se juega el primer partido del Old Firm de la temporada. Aunque no completamente decisivo, una victoria del Rangers contra sus enemigos íntimos católicos les daría un plus de  intensidad y motivación para afrontar el resto de la temporada en la SPL. Sin embargo, ese partido se asemeja harto complicado para los Gers tanto por su exigente semana como por el factor cancha, siempre tan dominante cuando hablamos de Parkhead. Veremos si Walter Smith reserva jugadores en alguno de los partidos previos para llegar con los mejores físicamente a tope para la batalla de Glasgow Pero no adelantemos acontecimientos, este partido se merece algo más que un párrafo en este post...


sábado, 9 de octubre de 2010

La Escocia que se nos viene: análisis Escocia-España

Tras el partido de ayer entre República Checa y Escocia (1-0), la selección escocesa recibirá el próximo martes en Hampden Park a la campeona del mundo. En este post podréis ver un análisis del sistema empleado ayer en Praga por Craig Levein, una descripción de los jugadores que jugaron ayer y que podrían jugar contra España y, finalmente, os daré mi opinión sobre el posible once que pueda poner en liza  el martes en Glasgow.

El sistema:
Después de la derrota contra la República Checa, Levein fue muy criticado, tanto por los medios como por los aficionados escoceses, debido al sistema ultradefensivo que puso en juego. Consistió en un 4-2-3-1 que, de facto, se convirtió en un 6-4-0, con el teórico doble pivote (Gary Caldwell y Darren Fletcher) situado junto a los centrales y los cuatro jugadores "ofensivos" colocados en línea en la medular. De esta forma, Escocia renunció prácticamente al ataque y se dedicó a defenderse de las acometidas checas. A pesar de las críticas, Levein se mostró satisfecho con el sitema y con el trabajo de sus jugadores, aunque dejó claro que, en el partido contra España, el sistema sería distinto.

Los jugadores:
Allan McGregor: guardameta del Rangers, posiblemente el mejor de la selección en el partido de Praga, aunque tal vez pudo hacer algo más en el gol de Hubnik. Suplente habitual de Craig Gordon, a pesar de que  éste ha vuelto a una convocatoria tras su lesión, mantendrá la titularidad contra España.
Alan Hutton: lateral derecho del Tottenham. Suplente en su equipo, indiscutible en la selección. Jugador fuerte con poca calidad cuando se prodiga en ataque.
Steven Whittaker: lateral derecho reconvertido a la banda izquierda, debido a la escasez de jugadores escoceses en esta posición. Por esta razón y por el sistema de Levein no debe suponer un problema para la defensa española. Posiblemente el jugador más flojo de una floja defensa.
David Weir: que el abuelo Weir (40 años) siga siendo titular en la defensa de Escocia deja claro el bajo nivel atrás de esta selección. Titular indiscutible en el Rangers y en Escocia, es probablemente el mejor defensa del equipo, a pesar de su edad.



Steven McMannus: central del Middlesbrough de 28 años, ex del Celtic. Lento en defensa, peligroso en las jugadas a balón parado.
Gary Caldwell: central del Wigan que, por las bajas en el medio campo, podría jugar en la medular escocesa. Sin embargo, anda muy falto de técnica para jugar en esa posición. Su labor es completamente destructiva, incrustándose habitualmente entre los dos centrales.
Darren Fletcher: capitán y líder del equipo, se ve obligado, por la poca calidad de sus compañeros, a asumir mayor responsabilidad en la creación de juego ofensivo que en el Manchester United. El mejor jugador de Escocia con mucha diferencia.


James Morrison: interior derecho del West Brom. Jugador con mucha movilidad que se mueve bastante bien en las tres posiciones de la media punta.
Graham Dorrans: una de las grandes esperanzas del fútbol escocés. Jugador del West Brom, fue elegido el año pasado en el once ideal del Championship. Juega en la media punta, aunque suele descolgarse a la banda izquierda, intercambiando su posición con Naismith.
Steven Naismith: jugador de 24 años que se desenvuelve a las mil maravillas como segunda punta, cayendo frecuentemente a las bandas. El jugador del Rangers está en un gran momento de forma, tanto en el plano goleador como físico, lo que queda claro tras el gran trabajo defensivo que realizó en Praga.
Jamie Mackie: debutante en la selección escocesa, el jugador del Queens Park Rangers ha sido llamado por primera vez tras su gran inicio de temporada en el Championship. Sorprendente titular por delante de Kenny Miller, podría ser uno de los posibles sacrificados en el partido contra España.
Kenny Miller: el jugador más en forma de la delantera de Escocia (pichichi de la SPL con el Rangers), sorprendió su suplencia contra la República Checa. Delantero hábil y peleón que tendrá que sudar para superar a la defensa española.


Chris Iwelumo: veterano delantero del Burnley (32 años), también ha comenzado con fuerza la temporada en su equipo. En principio suplente, su envergadura puede hacerle ser revulsivo si el partido se pone cuesta arriba para Escocia.

Posible XI contra España:
Tras anunciar Craig Levein que modificaría el sistema para el partido de Hampden Park, se avecinan cambios en la alineación escocesa. El que parece más claro es la salida de Gary Caldwell, ya que la federación escocesa pactó con el entrenador del Wigan, Roberto Martínez, que Caldwell sólo disputaría uno de los dos partidos. En su lugar podrían entrar Charlie Adam o Lee McCulloch. Otro cambio que parece claro es la entrada de Miller por Mackie. Así, en un hipotético 4-2-3-1, la alineación podría ser la siguiente:

McGregor; Hutton, Weir, McMannus, Whittaker; D. Fletcher, Adam ó McCulloch; Morrison, Dorrans, Naismith; Miller

Esta es la selección escocesa que se enfrentará a España el martes. Un equipo que atraviesa una de los peores momentos de los últimos años, pero que puede pelearle a la República Checa la segunda plaza del grupo I de clasificación para la Euro 2012. Sobre el papel, España es clara favorita para la victoria, pero el planteamiento defensivo de Levein y la presión de Hampden Park pueden hacer que el partido sea más complicado de lo previsto para los hombres de Vicente del Bosque.

Sígueme en Twitter

sábado, 2 de octubre de 2010

Livingston F.C. o la lucha por la supervivencia

En la presentación del blog, os prometí que trataría historias sobre algunos equipos modestos del fútbol escocés. Pues bien, aquí va una entrega sobre un equipo peculiar, que un día llegó a la cima pero que los problemas económicos le hicieron tocar fondo. Hoy, siguen peleando para volver al sitio del que el dinero les apartó. 

A muchos tal vez os suene el nombre del Livingston, por ser el equipo donde Javier Sánchez Broto (ex portero de Real Murcia y Getafe, entre otros) se ganó su reconocimiento en Escocia, o por ser el lugar donde el gran Guillermo Amor colgó las botas. Sin embargo, el origen de este equipo se encuentra en la vecina ciudad de Edimburgo. En 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, los trabajadores de una fábrica de compuestos aeronáuticos se organizaron para formar un equipo de fútbol, el Ferranti Thistle. Debido a la guerra, no existen datos de un partido del equipo hasta 1948, cuando el equipo de la empresa se enroló en una de las ligas locales de Edimburgo. Poco a poco, el club adquirió un gran prestigio y notoriedad en estas ligas menores, llegando a participar en la temporada 72/73 en la Scottish Cup. Poco después, el equipo fue admitido en la Scottish Football League, pero la nueva normativa de esta competición le obligó a cambiar de nombre. Después de una campaña en la prensa local para elegir el nuevo nombre, el club fue renombrado como Meadowbank Thistle, convirtiéndose así en el tercer equipo de Edimburgo en la Football League.


Después de un buen número de años en la Second Division, el club alcanzó su mayor éxito hasta la fecha en los años 80. Así, en la temporada 82/83 el equipo alcanzó, por primera vez en su historia, la First Division, perdiendo la categoría en la temporada 84/85. Solo dos temporadas después, alcanzó el campeonato de la Second Division y, un año después, el todavía Meadowbank Thistle finalizó en una asombrosa segunda posición en la First Division, lo que le daba derecho al ascenso a la Premier Division. Sin embargo, debido a la reestructuración de la primera categoría del fútbol escocés, sólo el campeón de la First Division logró el ascenso esa temporada, teniendo que seguir compitiendo en la segunda categoría. Después de unos cuantos años manteniendo la categoría sin apuros, en la temporada 94/95 volvió a sufrir una reestructuración que le mandó de cabeza a la Second Division, categoría que perdería al año siguiente al quedar penúltimo de esta division. Después de un buen número de rumores sobre el traslado del club, en 1995 el Meadowbank Thistle se trasladó a la vecina ciudad de Livingston, siendo renombrado como Livingston F.C.

En su primera temporada en Livingston, el equipo finalizó campeón de la Third Division y, tres temporadas después, en la 98/99, alcanzó el campeonato de la Second Division y el correspondiente ascenso a la First Division. Tan solo dos años después de alcanzar la segunda categoría del fútbol escocés, el Livingston finalizó en primera posición en la First Division y alcanzó el preciado ascenso a la SPL que catorce temporadas antes se le negó en los despachos. Como dato curioso, que tal vez muchos desconozcáis y que hace todavía más peculiar la historia de este equipo, es que en los últimos dos ascensos el club fue dirigido desde los despachos por John McGuinness, que adquirió el club tras ser el hombre que ganó el mayor premio de lotería en la historia del Reino Unido. Tras el ascenso a la Premier escocesa, llegó la auténtica época dorada del Livingston. En su primera temporada entre los grandes finalizó en una meritoria tercera posición, lo que le dio derecho a participar en la Copa de la Uefa. Sin embargo, el equipo alcanzó la cumbre futbolística el 14 de Marzo del año 2004, cuando se proclamó campeón de la League Cup, venciendo por dos tantos a cero al Hibernian en Hampden Park. La victoria se asemeja aún más meritoria si pensamos que el club había entrado un mes antes en administración financiera, justo antes del partido de semifinales de la Copa de la Liga contra el Dundee.

Tras la compra del club por el irlandés Pearse Flynn, el Livi abandonó la administración financiera y mantuvo la categoría en la temporada 04/05. Sin embargo, en la siguiente temporada, el Livingston entró en decadencia y finalizó último en la SPL, siendo relegado a la First Division. Tras dos malas temporadas en la First Division, Flynn vendió sus participaciones a un consorcio italiano dirigido por Angelo Massone. A pesar de las promesas de volver a hacer grande al club, el Livingston entró en su época más oscura. Debido a problemas de impagos del alquiler del estadio, el Livi volvió a entrar en administración financiera y fue descendido, en una decisión sin precedentes, a la Third Division. Todo el mundo pensaba que ése sería el fin de la historia del Livingston, pero justo antes de empezar el proceso de liquidación, Gordon McDougall y Neil Rankine se hicieron con las participaciones de Massone, salvando al club de la desaparición y nombrando al ex jugador Gary Bollan nuevo manager. En su primera temporada en la Third Division, el club quedó campeón con 15 puntos de diferencia sobre el segundo, logrando el ascenso a la Second Division, en la que milita en la presente temporada. Tras un buen arranque de liga (cuatro victorias y tres empates en siete partidos), el Livingston marcha líder de la categoría, postulándose como uno de los principales candidatos para el ascenso a la First Division. Además, con los nuevos dueños, el club ha saneado sus cuentas, siguiendo el camino adecuado para volver al lugar que tantos años le costó alcanzar. Por este objetivo siguen luchando, y esperamos verlo entre los grandes lo antes posible.