martes, 28 de diciembre de 2010

Rumorología y fichajes en la SPL

Nos acercamos al final del año 2010 y, a pesar de que el mercado de fichajes no se abrirá hasta el próximo lunes, son incesantes las noticias que sitúan dentro y fuera de la liga a un buen número de jugadores. A pesar de la crisis económica que asola a Europa y que se ha cebado especialmente con las finanzas de la mayoría de los clubes escoceses, los más necesitados van a echar el resto para intentar alcanzar sus objetivos al final de temporada. Aunque son muchos los rumores que han saltado, veamos los jugadores que tienen mayores posibilidades de recalar en la SPL:

Sin ninguna duda, el gran animador del mercado está siendo el Celtic. Fuera de las competiciones europeas y con la necesidad imperiosa de reconquistar el título 3 años después, el equipo de Neil Lennon parece que no va a reparar en gastos para quitarle el título al Rangers. Tras firmar en noviembre a Olivier Kapo, que estaba libre tras rescindir contrato con el Wigan, son numerosos los nombres que han salido a la luz. Primero se intentó contratar al guineano Pascal Feindouno aunque, tras pasar una prueba de una semana, el jugador rechazó la oferta económica de los Hoops y volvió a los Emiratos Árabes a esperar una propuesta superior. Después se habló de reforzar la defensa, la línea más floja de los Bhoys, con la posible llegada de Anton Ferdinand y la prueba del central croata sub-21, Dino Skvorc (por el que su club, el NK Varadzin, pide 850.000 libras).También han sonado para la medular el centrocampista danés del Utrecht, Michael Silberauer y, ayer mismo, el canadiense De Rosario; pero sin ninguna duda los dos nombres que más pueden ilusionar a los aficionados del Celtic son los de Fredrik Ljunberg y Stephen Ireland. El primero ya ha llegado a Glasgow y está a prueba, aunque todo apunta que firmará un contrato hasta final de temporada tras finalizar su vinculación con los Chicago Fire de la MLS. Más complicada parece la cesión de Ireland, que tiene ofertas de equipos de la EPL como el Everton y el Tottenham. Sin embargo, los deseos del Aston Villa de no reforzar a un rival directo de la liga, junto con una buena oferta económica (40.000 libras por semana) y el especial atractivo que tiene el Celtic para los irlandeses puede ser el desencadenante para la llegada del que sería uno de los mejores fichajes de los últimos años en la SPL.



En la otra orilla del Clyde están más pendientes de las renovaciones que de los fichajes. Hace unos días se anunció la renovación de Steven Naismith hasta 2015, lo que supone que el Rangers va a mantener a uno de los jugadores de presente y futuro del fútbol escocés. Ese mismo día, la directiva de los Blues anunciaba que tenían la esperanza de alcanzar un acuerdo con el pichichi Kenny Miller, que finaliza contrato en el mes de Junio, pero ayer saltaba una noticia en la prensa turca que afirmaba que Miller habría alcanzado un acuerdo con el Bursaspor, equipo que le proporcionaría su último gran contrato como profesional. Parece que los intentos del Rangers por mantener a una de sus grandes estrellas van a ser baldíos. Por si esto fuera poco, el pasado domingo aparecía en el Daily Record el deseo de Madjid Bougherra y Sasa Papac, dos de los puntales de la defensa de los Gers, de abandonar el club de Ibrox al final de la presente temporada. 



En lo que respecta a los otros equipos, parece que el nuevo Aberdeen de Craig Brown va a ser el principal animador del mercado fuera de Glasgow. El día de Nochebuena se confirmaba la llegada del lateral derecho escocés David McNamee, procedente del Plymouth, que alcanzó sus mejores prestaciones en aquel Livingston que llegó a jugar la Copa de la Uefa. En cuanto al Hearts, parece que el equipo de Jim Jeffries quiere reforzarse para la lucha por el título y está a punto de cerrar el fichaje de Jason Scotland, ex Swansea y Wigan y actualmente en el Ipswich Town, y que formaría una delantera de lujo junto con Kevin Kyle. En pocos días veremos cuáles de estas noticias se tornan en fichajes y cuales se quedan en simples rumores.



domingo, 19 de diciembre de 2010

La (maravillosa) utopía de una liga de tres

A cualquier aficionado al fútbol que se le pregunte por el próximo campeón de la SPL te responderá que el ganador será Celtic o Rangers. Rangers o Celtic, uno de los dos. Y en los últimos 25 años han acertado siempre. Desde que el Aberdeen de Los héroes de Göteborg conquistara su última liga en 1985 ningún equipo ha conseguido romper el Old Firm. Es más, lo habitual es que exista una distancia sideral de puntos entre los dos primeros y el tercer clasificado. Se pone como ejemplo a la liga escocesa para criticar la diferencia de juego y resultados entre Real Madrid y Barça en la liga española. Sin embargo, este año hay un equipo empeñado en romper el tópico de la liga de dos: el Hearts.
Tras un inicio de liga titubeante (una victoria en los cuatro primeros partidos), que coincidió con la racha de ocho victorias consecutivas de los dos grandes, parecía que el Hearts se iba a tener que conformar, como casi siempre, con pelear por la tercera plaza que da acceso a la Europa League. Sin embargo, desde el primer Old Firm de la temporada, a finales de octubre, los gigantes de Glasgow han pinchado más de lo normal y se han dejado puntos que daban por ganados. Sin ir más lejos, el Celtic, además de la derrota en casa contra Rangers, perdió en Tynecastle contra el propio Hearts y empató en Parkhead contra Dundee United e Inverness CT. Por su parte, los Blues se han dejado puntos contra el Caley en dos ocasiones y contra Hibernian (0-3 en Ibrox). Si a estos tropiezos le sumamos la espectacular racha de seis victorias consecutivas de los hombres de Jim Jeffries y el baile de suspensiones por causas climatológicas nos encontrábamos a mitad de semana con los Jambos a tres puntos de los Hoops y a seis del Rangers. 




Este pasado sábado buscaban la séptima victoria consecutiva que, unida a la suspensíon del Hamilton-Celtic, podía colocar al Hearts segundo en la tabla. Enfrente, el mejor visitante de la liga, el Inverness CT, que acumulaba más de un año seguido sin perder fuera de las Highlands. Tynecastle soñaba con volver a alcanzar el segundo puesto, como en 2006. Sin embargo, un testarazo de Grant Munro en el minuto 17 (el mismo jugador que consiguió el empate al final del partido en Celtic Park) despertaba a unos Jam Tarts que empataban ocho minutos después con un penalty sobre Stephen Elliot transformado por Kevin Kyle. De ahi hasta el final, acoso y derribo del Hearts, de la mano de ese David Templeton que tiene buena parte de  la culpa de la racha victoriosa, e intentonas del Caley a la contra. Final del partido, empate y fin de la racha de los Jambos que, con este punto, se sitúan a dos del Celtic, aunque con dos partidos más. Parece muy complicado que el Hearts pueda volver a hacerse con un título de liga 40 años después del último, ni siquiera es probable que puedan acabar la temporada en segunda posición como hicieron hace 4, pero el solo hecho de mantenerse en la pelea hasta el final dotaría a la liga de una emoción mucho mayor y romperían, al menos por un año, el tópico de la liga de dos


sábado, 11 de diciembre de 2010

Aberdeen: de 100 a 0 en 27 años

16 de Marzo de 1983; Pittodrie Stadium. 24.000 espectadores enloquecen con dos goles. Dos goles en dos minutos. Dos goles que valen una clasificación para unas semifinales de la extinta Recopa de Europa. Enfrente, el todopoderoso Bayern de Munich de Breitner, Hoeness y Rummenigge, que hacia el minuto 75 veía muy cerca la clasificación tras empatar sin goles en la ida e ir ganando 1-2 en Escocia. Pero dos minutos después, los tantos de Alex McLeish y John Hewitt daban la vuelta al partido y a la eliminatoria, y clasificaban al Aberdeen por primera vez en su historia, para las semifinales de una competicion europea. En el banquillo, un tal Alex Ferguson...


Una cómoda victoria en semifinales contra el Waterschei Thor Genk dio a los Dons el pasaporte para la final de Göteborg. Enfrente, el mejor club de siempre, el Real Madrid, con jugadores de la talla de Camacho, Stielike, Juanito o Santillana. En el banquillo blanco, Alfredo di Stefano. Sin embargo, todo esto no fue suficiente para parar a los Héroes de Göteborg, que se adelantaron en el marcador a los siete minutos con el tanto de Eric Black. Poco duró la alegría a los pupilos de Fergie, porque, en el minuto 14 de partido, el "7" del Real Madrid empataba el partido de penalty. Final del partido, prórroga y ocho minutos antes de que el partido se decidiera desde el punto fatídico, un tanto de John Hewitt ponía el broche de oro a una generación formada, entre otros, por Neil Simpson, Gordon Strachan, Willie Miller y Mark McGhee.




Han pasado 27 años. Alex Ferguson es Caballero de la Orden del Imperio Británico y bicampeón de Europa. Alex McLeish entrena al Birmingham. Gordon Strachan ha dejado de ser entrenador del Middlesbrough. Eric Black es la mano derecha de Steve Bruce en el Sunderland. Todos los miembros de ese equipo de leyenda han progresado en sus carreras tras alcanzar la gloria en Göteborg. No, todos no. El miembro más importante de esta hazaña atraviesa uno de los peores momentos de su historia. El Aberdeen es penúltimo de la SPL, empatado a puntos con el colista Hamilton. En los despachos de un Pittodrie cada día más vacío, el capitán que levantó la Recopa, Willie Miller, tiene que tomar una de las decisiones más difíciles de su carrera: prescindir de su compañero y amigo Mark McGhee. 4 puntos en las últimas 13 jornadas tienen la culpa.

Tras una semana de interinidad de los también "héroes" Neale Cooper y Neil Simpson la directiva de los Dons ha convencido al veterano entrenador Craig Brown para dejar el Motherwell y hacerse con las riendas de un equipo herido, desquiciado, roto. El trabajo que le espera es complicado porque, si bien el Aberdeen tiene una plantilla de un nivel superior no reflejado en la clasificación, el estado psicológico de los jugadores se encuentra al borde del colapso. El debut, este sábado contra un Hearts lanzado. La obligación, escapar de un descenso catastrófico. El objetivo final, que el Red Army vuelva a vibrar en Pittodrie como lo hizo hace 27 años.


miércoles, 1 de diciembre de 2010

Escocia: año 0

La suspensión de toda la jornada 16 en la SPL ha sido el impulso definitivo para hacer un breve análisis sobre la situación actual del fútbol en Escocia. Muchos temas a tratar, como la pérdida de nivel de los equipos, el poco interés de los aficionados, la menor relevancia internacional de la liga, la mala situación económica de muchos de sus equipos, etc. Pero vayamos por partes:

En mi opinión, uno de los motivos que ha debilitado la liga en los últimos años, aunque resulte extraño, ha sido la eliminación del parón invernal. Muchos podríais pensar que, si en Inglaterra se juega hasta en Navidad, por qué se habría de parar en el Norte de la isla. Sin embargo, no hace falta más que mirar un mapa para darse cuenta que la correspondencia climática habría que hacerla, más bien, con ligas como la sueca, que sí para en invierno. Además, a las malas condiciones atmosféricas hay que sumar la presencia en la primera categoría de equipos de ciudades muy pequeñas, con estadios muy modestos y sin el dinero necesario para mantener el terreno de juego en buen estado cuando el tiempo no acompaña. Así, a partir de estas semanas va a ser habitual ver partidos jugados más sobre barro o hielo que sobre verdadero césped, algo que no gusta demasiado ni a jugadores, que solo les permite desplegar un fútbol de supervivencia, ni a unos hastiados espectadores que, además de pasar frío, tienen que presenciar noventa minutos de sucedáneo de fútbol. Y con estos aspectos entramos en un círculo vicioso que hace que los estadios  de los equipos más modestos cada vez estén más vacíos, incluso contra el Old Firm, y hace caer la relevancia de la liga. Las televisiones se interesan poco por la competición, los clubes tienen menos dinero para hacerse con buenos jugadores (muchos prefieren ir a jugar al Championship antes que jugar en un equipo nivel Europa League de la SPL), los aficionados se interesan menos por sus clubes y van menos al campo...



Todos estos problemas, al final, repercuten en la economía de los clubes, cada vez más debilitada. En los últimos años se han producido dos desapariciones de equipos: el Gretna, cuando militaba en la SPL, y el Airdreonians (equipo donde Javier Sánchez Broto hizo su primera aparición en Escocia) tras quedar subcampeón de la First Division la temporada 2001/02. También es cierto que ni la SPL ni la SFA están poniendo mucho de su parte para evitar esta situación. Sanciones como la impuesta al Dundee FC de restar 26 puntos a mitad de la competición por entrar en administración financiera pueden suponer la puntilla a estos equipos al borde del colapso. Solo un cambio en estas actuaciones, al menos en estos tiempos de crisis financiera, puede evitar que más clubes históricos de las ligas escocesas caigan para siempre en el olvido.

Debido a estos contratiempos se ha producido una caída espectacular en el nivel de la competición: al final de la temporada 2008/2009 era la decimotercera liga según el Coeficiente UEFA y, en tan solo un año, cayó a la decimosexta posición. Este cambio resulta dramático para los grandes clubes, pues al salir de las 15 primeras posiciones se pierde la segunda plaza para la previa de la Champions League, entrando solo el campeón en la segunda ronda previa por la vía de los campeones de liga. Esto quiere decir que uno de los gigantes de Glasgow ni siquiera tendrá la posibilidad de colarse entre los 32 mejores clubes de Europa, lo que debilitará más aún sus plantillas. Esta temporada, el buen hacer del Rangers en UCL le ha devuelto, por el momento, a la decimoquinta posición, lo que recuperaría para Escocia las dos plazas de Champions para la temporada 2012/13 y devolvería la grandeza a una competición devaluada por muchos de los que dicen defenderla.


viernes, 26 de noviembre de 2010

Rooney-Hayes: Pasaporte para soñar

Si por algo se caracteriza la SPL es por las escasas sorpresas que se producen en la mayoría de las temporadas. A diferencia de la Scottish Cup, que ha sido ganada por distintos equipos en las últimas ocasiones (recordad la final del pasado curso, entre el Dundee United y el Ross County, de First Division), ningún equipo ha sido capaz de romper la hegemonía del Old Firm desde la instauración del formato Premier en Escocia. Este año no parece que vaya a haber ninguna variación en los dos primeros puestos, pero si miramos a partir del tercero nos encontramos con una de las temporadas más igualadas e imprevisibles de los últimos años. La tercera posición la ocupa acutalmente un Hearts que, aunque comenzó la temporada de forma dubitativa, ya alcanzado la posición que por plantilla y presupuesto le corresponde. Prácticamente todos los seguidores de la liga escocesa habían apostado por ese reparto de los tres primeros puestos, pero casi ninguno esperaba encontrar en la cuarta posición al recién ascendido, el Inverness CT.



Después de perder la categoría en la temporada 2008/09, el Caley Thistle solo necesitó una temporada para volver a la primera división, siendo el primer equipo en la historia de la SPL en recuperar la categoría el año siguiente a su descenso. Buena parte de culpa de este ascenso fulgurante lo tuvieron los dos jugadores que están llevando en volandas al CT esta temporada en la SPL: Adam Rooney y Jonny Hayes. Ambos están llamando la atención tanto dentro como fuera de Escocia (como curiosidad, la idea de este post vino a mi tras una conversación sobre Adam Rooney con David, autor del blog The Wednesday). Especial es el caso del segundo, pues llegó al equipo la temporada pasada después de quedar en paro y superar una prueba para jugar en First Division. Ahi va un pequeño resumen de las características de cada uno:

  • Rooney (22 años) es un delantero centro rematador y con buen juego de espaldas. Es diestro, aunque tiene un buen golpeo con la pierna izquierda y un excelente remate de cabeza, lo que le hace ser dominante en el juego aéreo (1.88m). A pesar de su altura, destaca por su gran movilidad y por su toque de balón cuando cae a las bandas. Sus registros goleadores de esta temporada (11 goles en 14 partidos de liga) son su mejor carta de presentación y han hecho que sea idolatrado por la grada del Caledonian Stadium, que ya ha compuesto una canción en su honor.


  • Por su parte, Hayes (23 años) es un jugador de banda técnico y bastante rápido. A pesar de ser zurdo suele jugar en banda derecha, y sorprende su habilidad para poner centros al área con su pierna mala (en este caso, menos buena). Es el principal aliado de Rooney en la faceta ofensiva del Caley y, con 4 asistencias en lo que va de liga, se sitúa como el segundo mejor pasador de la competición, justo después del jugador del Rangers Kyle Lafferty.


    Ambos jugadores son los principales responsables del buen hacer de su equipo en la presente temporada. Para muestra, un botón: el Inverness es el tercer máximo goleador de la categoría, solo por detrás de los dos gigantes de Glasgow, dato que adquiere mayor importancia si tenemos en cuenta la fragilidad defensiva que demuestran, partido a partido, los hombres de Terry Butcher. Parece complicado que el club de las Highlands pueda retener a sus dos estrellas a final de temporada. Rooney acaba contrato en junio de 2011 y, aunque el club le ha ofrecido la renovación, todo hace indicar que hará las maletas y partirá hacia el sur para jugar en alguno de los equipos punteros del Championship, aunque también se está hablando del posible interés del Hearts. Hayes firmó su renovación por dos años más el pasado verano, y todo hace indicar que el Caley Thistle podrá sacar tajada económica de su traspaso. Aunque el club estaría encantado de poder seguir contando con Hayes, más aún si consiguen la machada de entrar en Europa, al entorno del jugador han empezado a llegar cantos de sirena desde Glasgow, y ya sabéis que hay ofertas imposibles de rechazar...

    sábado, 20 de noviembre de 2010

    Mixu Paatelainen: ambición por el buen fútbol

    A la mayoría de vosotros no os sonará de nada el nombre de Mika Matti Petteri Paatelainen, ex delantero finlandés que desarrolló la mayor parte de su carrera a caballo entre Escocia e Inglaterra desde 1987 hasta 2005. Poco conocido porque sus números no fueron gran cosa (143 goles en 518 partidos) y porque el equipo de más nivel en el que jugó fue el Bolton Wanderers, anotando 15 goles en tres temporadas de Premier League. Una temporada en el Wolves y una pequeña aventura en el Racing Strasbourg francés fueron sus otras incursiones fuera de Escocia, donde despuntó antes de fichar por el Bolton (en el Dundee United y en el Aberdeen). En 2005, Paatelainen colgó las botas en el Saint Mirren y, con 38 años, decidió iniciar una nueva etapa en su carrera, pasando de la cancha al banquillo.



    Si fue poco conocido por sus actuaciones dentro del 105x70, su inicio en los banquillos empezó en las catacumbas del fútbol escocés. Así, al cominezo de la temporada 2005/06, Mixu se trasladó a Fife para entrenar al Cowdenbeth de la Third Division. Después de una exitosa temporada, que concluyó con el ascenso de los Blue Brasil a la Second Division y con la temporada comenzada, Paatelainen rescindió su contrató y fichó por el TPS finlandés, el segundo equipo de la ciudad de Turku, al que clasificó para la extinta Copa Intertoto en su única temporada en el banquillo Tepsi. Porque, en Enero de 2008, llegó la primera gran oportunidad para Mixu, cuando tomó las riendas del banquillo de un Hibernian que sólo había ganado uno de los últimos diez partidos en la SPL. Apostando por un fútbol directo y poco elaborado, el preparador finlandés consiguió sacar del bache a los Hibs, que incluso finalizaron la temporada en el Top Six de la SPL, clasificándose para la Intertoto. En la temporada 2008/09 Paatelainen fue muy criticado tanto por los aficionados de los Hibs como por alguno de sus jugadores por sus esquemas de juego (como curiosidad, en su Twitter se autoproclamó como el inventor del sistema de juego sin centro del campo) y por su abuso en el juego del balón largo. A pesar de finalizar la temporada de nuevo en la sexta posición, Mixu e Hibernian rescindieron el contrato del entrenador de mutuo acuerdo.



    Esta historia, que hasta ahora parecía común y poco interesante, da un giro de 180º cuando Mixu Paatelainen queda en paro en Junio de 2009. En lugar de volver a casa y esperar una buena oferta de trabajo, el finlandés inicio un viaje por distintos paises europeos para aumentar sus conocimientos futbolísticos. Visitó Alemania, Portugal, Bulgaria, Inglaterra y España, convirtiéndose en un enamorado del fútbol de toque desplegado por muchos equipos españoles y por el juego abierto y ofensivo alemán. Estas ideas impregnaron la mente de Mixu, que decidió que era el momento de apartarse del pelotazo y abrazar un fútbol más elaborado. Sin embargo, cuando firmó por el Kilmarnock en Junio de 2010 muchos apostaban que los Killies de Paatelainen vovlerían a abusar del balón largo, como hicieron sus Hibs. Estas sospechas se desmoronaron cuando, en el primer partido de la temporada en Ibrox Park, el Kilmarnock cayó con honor ante el vigente campeón (2-1), desplegando un fútbol alegre y vistoso que puso en aprietos al todopoderoso Rangers. Con el paso de las jornadas se confirmó que el nuevo estilo de Mixu no fue flor de un día, convirtiéndose, junto con el Celtic, en el equipo que mejor fútbol practica en toda la SPL, sin olvidar la gran diferencia de presupuesto existente entre los Hoops y los Killies.

    Si por algo se está caracterizando la temporada del Kilmarnock de Paatelainen es por la irregularidad. Después de rozar el descenso, ahora se encuentra en una racha positiva de cuatro partidos sin perder, sacando 10 de los últimos 12 puntos en juego, lo que lo han situado en una cómoda séptima posición. Este sábado reciben al Rangers en Rugby Park, equipo al que nunca han ganado en casa desde la instauración del formato Premier. De todas formas, esta irregularidad de los Killies puede hacerles ser un rival complicado para los defensores del título, que visitarán Ayrside con un ojo puesto en el partido del martes ante el Manchester United en Champions League. Ya lo anunció Mixu hace una semana: "Debemos aprovechar estos buenos momentos porque seguro que vendrán días grises. Es como el tiempo en Esocia, por la mañana el día está soleado y por la tarde te encuentras con una lluvia tremenda". Veremos si el sábado sale el sol en Ayrshire.


    sábado, 13 de noviembre de 2010

    Dundee FC: resistencia o muerte

    Esta semana podíamos leer en la página web del Diario As un reportaje fotográfico sobre el calendario realizado por las mujeres de los futbolistas del Dundee FC para salvar al club de la desaparición. A muchos de vosotros os sonará el nombre de este club (no confundir con el Dundee United, actualmente sexto clasificado de la SPL) por ser el equipo donde el delantero gallego Nacho Novo destacó en la primera categoría escocesa antes de ser firmado por el Rangers, o por ser el lugar donde Claudio Caniggia recuperó su nivel futbolístico en Europa. Pues bien, este club atraviesa, por tercera vez en su historia, una situación muy delicada que le sitúa al borde de la desaparición. Sin embargo, el espíritu de lucha de su infatigable afición puede conseguir que el milagro de la recuperación económica vuelva a producirse.



    Breve Historia del Club:

    Este club, fundado en 1893, ha vivido a la sombra de sus vecinos desde la década de los 80, pero, un día, en la década de los 60, alcanzaron la gloria. Era la antesala de la época gloriosa del fútbol escocés, que alcanzó su zénit con la consecución del título de campeones de Europa por parte del Celtic en 1967. Pues bien, unos años antes, en la temporada 1961/62, los Dark Blues, dirigidos por Bob Shankly (hermano del mítico entrenador del Liverpool, Bill Shankly), rompían el dominio del Old Firm y se porclamaban, por primera vez en su historia, campeones de liga. Este título daba derecho al Dundee FC a disputar la Copa de Europa, participación que dio al club su reconocimiento internacional. En la primera eliminatoria se enfrentó al campeón alemán, el Colonia, uno de los favoritos para hacerse con el título, pero que salió escaldado de Dens Park tras ser derrotado por un contundente 8-1. En las siguientes eliminatorias, fueron sometidos el Sporting de Portugal y el Anderletch, siempre practicando el mismo fútbol de toque que les hizo campeones de Escocia. De esta forma, el Dundee FC alcanzó las semifinales, donde cayó ante el AC Milan. Unos años después, en la temporada 1967/68, cuando toda Europa todavía miraba a Glasgow, el equipo alcanzó las semifinales de la Copa de Ferias, antecesora de la Copa de la Uefa, donde fue derrotado por el Leeds United.  El último éxito llegaría en la temporada 1973/74 cuando, dirigido por David White, el Dundee FC ganó la League Cup, derrotando en la final de Hampden Park al Celtic por 1-0. 



    Comienzo de la decadencia:

    Dos temporadas después de la consecución del título de League Cup los Dark Blues firmaron una horrenda campaña en la Primera División escocesa, siendo relegados a la segunda categoría, la cual dejarían en la temporada 1978/79. En 1981 fueron derrotados por sus vecinos del Dundee United en una histórica final  de la League Cup disputada en Dens Park. Después de consolidarse en la primera categoría durante los años 80, los 90 se caracterizaron por múltiples ascensos y descensos, sin llegar en ningún momento a afianzarse en la Primera División. El último ascenso llegó en la temporada 1997/98, siendo uno de los clubs que disputaron la primera temporada de la SPL. 

    De la ruina a la actualidad:

    En los albores del nuevo siglo, el Dundee FC intentó dar un salto de calidad y situarse como una de las alternativas a los gigantes de Glasgow. De esta forma, el club hizo importantes esfuerzos económicos por incorporar a sus filas a jugadores como Claudio Caniggia, Fabián Caballero, Giorgi Nemsadze o Nacho Novo, con el objetivo de obtener buenos resultados deportivos y amortizar el gasto en fichajes con la venta de sus estrellas. Sin embargo, la ausencia de éxitos (el mayor, alcanzar la final de la Scottish Cup en la temporada 2002/03) y la imposibilidad de vender a sus estrellas, excepto a Caniggia, hicieron que el club entrara en administración financiera en Noviembre de 2003, enfrentándose a una deuda de 20 millones de Libras. Los aficionados del club, temiéndose la desaparición del equipo, tomaron las riendas de la situación y fundaron la campaña Dee4Life para recaudar fondos y salvar al club de la liquidación. Aún así, el club no pudo evitar la venta de su estadio para saldar su deuda. La gran reestructuración del equipo situaba al Dundee FC como uno de los principales candidatos al descenso, pero el equipo, dirigido por Jim Duffy, consiguió salvar la categoría esa temporada, aunque no pudo escapar a un dramático descenso en la temporada 2004/05.



    Desde entondes, hasta hoy, el club ha intentado recuperar la categoría, quedándose a las puertas en la temporada 2007/08 y en la pasada, donde fueron superados por el Inverness CT. Y así llegamos hasta el 8 de octubre de este año, cuando el club se ve obligado a acogerse por segunda vez en siete años a la administración financiera, tras fracasar su intento por renegociar una deuda de unas 400.000 Libras. Esta situación hizo que la Scottish Football Association impusiera a los Dark Blues una sanción sin precedentes: pérdida de 26 puntos para la presente temporada. Esta resta de puntos situaban al club con -10 y le dejaban a 20 puntos de la permanencia. Prácticamente certificado el descenso, 9 jugadores abandonaron el club, quedando una plantilla de tan solo 12 jugadores. Otra vez al borde de la desaparición, los aficionados han vuelto a tomar las riendas de la situación y han iniciado una nueva campaña de recaudación de fondos para volver a salvar al club de su corazón. Esta es la historia del Dundee FC, el equipo de una afición infatigable que nunca dejará de luchar por sus colores.


    sábado, 30 de octubre de 2010

    Chris Maguire: la gran esperanza escocesa

    A muchos aficionados al fútbol internacional les alegró especialmente la clasificación de Islandia para la Eurocopa sub-21 tras eliminar a Escocia en el play-off. Sin embargo, a pesar de esta derrota ante una selección de un país de poco más de 300.000 habitantes, los jóvenes jugadores escoceses fueron calificados de héroes por la prensa local, poniéndolos como ejemplo para los Senior, que pocos días después enfrentarían a España en Hampden Park. En este grupo encontramos algunos jugadores que se desenvuelven con asiduidad en equipos de la SPL, como James Forrest en el Celtic, Jamie Murphy en Motherwell o David Goodwillie (una de mis debilidades) en Dundee United, que fue elegido Mejor Jugador Joven de la liga la pasada temporada. Pero sin ninguna duda, la gran eclosión de la temporada en Escocia ha sido el delantero del Aberdeen Chris Maguire.


    Maguire debutó con 17 años con los Dons contra el Celtic, equipo de su corazón, en la temporada 2005-06, y anotó su primer gol con la camiseta del Aberdeen la siguiente temporada contra el Kilmarnock. Tras unas cuantas temporadas sin consolidarse en el equipo inicial, el propio jugador solicitó ser cedido a otro club de la SPL con el fin disponer de los minutos necesarios para desarrollarse como futbolista. A pesar de las reticencias de su club, finalmente fue cedido en el mercado de invierno de la pasada temporada al Kilmarnock, donde anotó 4 goles en 14 partidos, incluido el único tanto en la victoria por 1-0 en su debut ante el Celtic. A la vuelta de su cesión, el joven delantero se ha consolidado en el XI de los Dons, habiendo anotado 2 goles en 8 partidos de liga y un gol en la League Cup. Estos números, unidos a su gran influencia en el juego de su equipo le hicieron ser elegido Mejor Jugador Joven de la SPL en Septiembre. Sin embargo, Maguire empezó a hacerse un nombre fuera de Escocia con sus actuaciones con la selección sub-21. Primero, anotó el gol decisivo en el partido contra Austria que dio al Tartan Army el acceso al play-off de clasificacion para la Euro 2011, para posteriormente asombrar al mundo con un gol desde el centro del campo tras el saque de centro, en la derrota por 1-2 ante la Islandia de Sigurdsson.



    Problemas extradeportivos y relación con el Celtic

    A pesar de su despegue en los terrenos de juego, Maguire se ha visto envuelto en una serie de polémicas extradeportivas, algunas de ellas relacionadas con su condición de seguidor del Celtic. En 2007 publicó un comentario en la página de un amigo, seguidor del Rangers, en la red social Bebo, insultando gravemente a  los jugadores del Rangers Barry Ferguson y Alan Hutton, lo que le ganó la enemistad con los aficionados Gers. Ya en esta misma temporada fue expulsado en el partido de liga contra el Rangers en Pittodrie, pocos días después de ser procesado por vandalismo tras dañar un coche a la salida de un club de Aberdeen.

    Sin embargo, estos problemas de conducta no empañan su buen inicio de temporada, que ha hecho que varios equipos de la Premier League se hayan fijado en él como posible refuerzo para la próxima temporada, más si cabe cuando Maguire finaliza contrato en Junio de 2011 y podría llegar con la carta de libertad. De momento, el club que más interés ha mostrado por su contratación no es otro sino el Celtic, pudiendo cumplir el sueño de Maguire de vestir la casaca de los Hoops. Juegue donde juegue, siempre podremos deleitarnos con el sensacional gol que un día hizo soñar a Escocia. Este es Chris Maguire, la gran esperanza escocesa.

    video

    lunes, 25 de octubre de 2010

    Breves reflexiones sobre el Old Firm

    Después del primero de los cuatro grandes partidos de la temporada en Escocia, hay una serie de aspectos que me gustaría comentar y que pueden hacer comprender mejor el por qué de la victoria del Rangers en Celtic Park por 1-3.
     
    En primer lugar, y aunque suene un poco partidista por ser dicho a posteriori, me sigue pareciendo increíble que el derby más antiguo del mundo del fútbol no se emita en directo en España, conociendo la gran cantidad de canales de ámbito deportivo en el panorama televisivo español. Sé que la liga escocesa es una liga poco seguida en España y que la audiencia que darían la mayoría de los partidos de la SPL sería muy inferior a la de otras ligas más mediáticas, como la Premier League, pero no me cabe ninguna duda que un partido de esta importancia y nivel podría dar un share muy similar a los buenos partidos de la liga inglesa. Por eso,  resulta sonrojante que los aficionados al fútbol que quisieran ver este histórico choque tuvieran que hacerlo a través de sus ordenadores. 
     
    En segundo lugar, ayer la diferencia que decantó el resultado del partido hacia el bando protestante no fue ni Kenny Miller ni tan siquiera el árbitro (a pesar de su grave error en el penalty de Mastjorovic). La gran diferencia estuvo en la terrible actuación de la defensa del Celtic, acostumbrada a no sufrir en exceso contra equipos de la liga que apenas le inquietan, pero que ha demostrado que no tiene el nivel necesario para afrontar partidos de entidad como el derby de Glasgow o la previa de la Champions League. Sigo pensando que los Bhoys tienen la mejor plantilla de la competición, pero su bajo nivel defensivo puede costarle perder el título de liga, algo que se asemeja imprescindible tras caer eliminado prematuramente de las competiciones europeas. A pesar de los refuerzos de este verano en esa posición, es posible que en las oficinas de London Road empiecen a plantearse acudir al mercado invernal en busca de mejorar sus resultados defensivos.

    Por último, me gustaría resaltar la ausencia de incidentes extradeportivos entre aficiones de ambos equipos, algo que siempre es de agradecer en este tipo de encuentros. En el terreno de juego, la dureza y los encontronazos habituales entre jugadores de ambos equipos. Solo destacar el feo gesto de Samaras, dando un suave rodillazo en la cabeza de McGregor, que no vio el árbitro y por el que finalmente no será sancionado.




    sábado, 23 de octubre de 2010

    Old Firm: el fútbol en segundo plano

    En la jornada que comienza este fin de semana en Europa encontramos algunos partidos muy interesantes, como el que medirá en Eastlands a Manchester City y Arsenal, segundo y tercero de la Premier League; o como el Napoli-Milan. Sin embargo, hay un partido que destaca por encima de todos ellos en la jornada europea, no solo por lo decisivo del resultado, sino por su historia, rivalidad y pasión. Por supuesto, hablamos del Celtic-Rangers, primer gran derby de Glasgow de la temporada en la SPL. 



    A pesar de la pérdida de estrellas que han sufrido los dos grandes de la liga escocesa en los últimos años (lejos quedan los derbys en los que Chris Sutton y Henrik Larsson se compenetraban a las mil maravillas para alcanzar el gol, o en los que Barry Ferguson surtía de precisos balones a Tore Andre Flo), el partido no ha perdido ni un ápice de interés, más si cabe que, tras ocho jornadas de liga, ambos llegan empatados en la cabeza tras sumar un espectacular pleno de victorias. A pesar de todo, la gran fama mundial de este partido viene dada por las connotaciones extradeportivas que envuelven a ambos equipos. No solo  esuna batalla deportiva, sino también política, cultural y religiosa lo que hace único a este encuentro en el Planeta Fútbol.




    Esta rivalidad extradeportiva tiene su origen en la fundación de ambos clubs: el Rangers, fundado en 1873 por aficionados al remo; el Celtic, fundado en 1888 por un párroco marista con el objetivo de recaudar fondos para un comedor infantil de inmigrantes irlandeses. En poco tiempo, los Hooper se convirtieron en un símbolo de la comunidad católica irlandesa de Glasgow, llegada a Escocia huyendo de la hambruna de Irlanda. Como contraposición, los Gers empezaron a identificarse con la comunidad protestante. El inicio de esta rivalidad religiosa se tornó en política unos cuantos años después, con la independencia de la República de Irlanda en 1921. En esta época se recrudeció la violencia sectaria en los derbys de Glasgow, dando la impresión de que las posturas siempre serían irreconciliables.

    Famine Song y amenazas oficiales:

    Tras la Segunda Guerra Mundial, el sectarismo político se incrementó con el apogeo de los atentados del IRA. Así, era habitual encontrar alusiones a la banda irlandesa en Celtic Park (todavía hoy se pueden ver algunas pintadas en los alrededores de Parkehad). La respuesta en el bando protestante no se hizo esperar, identificándose con sus orígenes protestantes y apoyando el bando unionista británico. Es caracterísitico que tanto en Parkhead como en Ibrox no se vean banderas escocesas, ya que, mientras los Bhoys suelen portar banderas irlandesas, los Gers se identifican con la Union Jack y el Ulster Banner. Y esta historia de sectarismo alcanza su zénit en 2008, cuando se escucha por primera vez en Ibrox The Famine Song, canción empleada por los aficionados del Rangers para mofarse del origen irlandés del Celtic, haciendo referencia a los motivos de la inmigración irlandesa a Escocia y utilizando un lenguaje muy violento para mostrar la confrontación. Las quejas de gran parte de la opinión pública, no solo católica, hicieron que la justicia escocesa prohibiera el canto de esa canción en un estadio de fútbol, y ammenazó a Rangers con la pérdida de puntos si los cánticos continuaban.



    Este domingo ambos equipos vuelven a enfrentarse en el primero de los cuatro encuentros que les medirán a lo largo de la temporada de la SPL. Unos partidos en los que el equipo que sale victorioso se acerca hasta casi tocar con la punta de los dedos el título de la máxima categoría del fútbol escocés. Sin embargo, habrá que estar muy atentos no solo al espectáculo sobre el césped, sino a lo que pueda acontecer en las gradas de Celtic Park. Un espectáculo que trasciende de lo deportivo, dividiendo a Glasgow por unas horas de las que se hablará en todo el mundo.

    martes, 19 de octubre de 2010

    Previa Rangers-Valencia: la Escocia Mejorada

    Para todo aquel que viera el partido de España en Hampden Park el choque del próximo miércoles en Glasgow le resultará bastante familiar. Si bien el Valencia no juega como La Roja, enfrente tendrá a la columna vertebral de la selección escocesa. Ni más ni menos que cinco de los titulares de Escocia forman habitualmente en el once inicial del Rangers, entre ellos algunos de los mejores, como McGregor y Naismith, y de los peores, como el lateral Whittaker. Además, el esquema de juego que presentará Walter Smith no diferirá en exceso del que expuso su homólogo en la selección, casi diríamos que fue  éste el primero que aplicó este esquema en el fútbol escocés.



    Si bien el Rangers, en la SPL, forma con onces ofensivos, con jugadores con buen trato de balón y que gustan de entrar por las bandas, en la Champions el equipo se transforma. Al más puro estilo Catenaccio, los Blues incorporan un defensa más a su zaga (habitualmente Kirk Broadfoot), sacrificando uno de los jugadores de banda y retrasando a Naismith, goleador ante España, al centro del campo. Esta táctica funciona bien a los pupilos de Walter Smith, que ya aguantaron un valioso 0-0 en casa ante el Barcelona del triplete, colocando dos líneas de cinco hombres en su propio campo. Esta temporada lo han utilizado en los dos primeros partidos de la fase de grupos de la Liga de Campeones, sacando un valioso punto de Old Trafford y venciendo en casa al Bursaspor. De esta forma, llegan al choque contra el equipo Ché con cuatro puntos, uno más que los de Unai Emery, por lo que una victoria en Ibrox Park les haría acariciar la clasificación para los octavos de final de la Champions League. Sin embargo, a pesar de este esquema defensivo, los Gers a buen seguro dispondrán de ocasiones en el encuentro del miércoles, procedentes fundamentalmente de jugadas a balón parado y contragolpes, intentando aprovechar la velocidad y el buen estado de forma de hombres como Miller y Davis. Si el partido se pone cuesta arriba para los escoceses, tal vez puedan acusar la lesión de su delantero referencia habitual, el bosnio Nikica Jelavic, que no reaparecerá hasta finales de año. Su lugar debería ocuparlo el joven internacional norirlandés Kyle Lafferty, aunque también podría tener sus oportunidades James Beattie, ex de Everton y Stoke City, entre otros. También deberá esperar su oportunidad en el banquillo, salvo sorpresa inesperada, Vladimir Weiss, jugador eslovaco cedido por el Manchester City y que suele ser el sacrificado en los partidos de Champions.



    A priori superior a los escoceses, el Valencia debe buscar la victoria en Glasgow, aunque teniendo en cuenta que un empate en Ibrox puede ser un resultado suficiente, teniendo en cuenta que el Rangers todavía debe visitar Mestalla. Sin embargo deberá prestar mucha atención a las salidas a la contra de los escoceses que, comandados por Naismith y Miller, intentarán aprovechar sus pocas oportunidades para intentar batir a los valencianos. 
    Rangers: McGregor; Broadfoot, Papac, Weir, Bougherra, Whittaker; McCulloch, Edu, Davis Naismith; Miller.






    viernes, 15 de octubre de 2010

    El Rangers ante su semana decisiva

    Tal vez suene un poco excesivo el decir que nos acercamos a unos días claves para el devenir de la SPL, pero si echamos un vistazo a las dos próximas jornadas de liga podemos observar que los resultados que obtengan algunos equipos van a marcar sus opciones del resto de la temporada. Especialmente importantes son estas jornadas en la zona alta de la clasificación, que comenzará esta semana con los enfrentamientos entre los dos primeros clasificados contra sus dos inmediatos perseguidores, y que culminará el domingo 24 de octubre con el primero de los derbys de Glasgow, que se disputará en Celtic Park. De todos los equipos implicados es el Rangers el que más se juega en los próximos partidos.


    Este reto deportivo comienza este mismo sábado, cuando los Blues reciban en Ibrox Park al Motherwell, tercer clasificado de la liga y uno de los equipos más en forma del campeonato escocés. Aunque claros favoritos a la victoria, los jugadores del Rangers tendrán que esforzarse más de lo habitual para doblegar a los pupilos de Craig Brown, entre los que destaca el joven delantero escocés Jamie Murphy, que viene de demostrar su calidad con la selección escocesa sub-21 en el play-off de clasificación contra Islandia, anotando incluso un gol en el partido de ida. 

    Sin tiempo para reflexionar sobre el partido de liga, el miércoles llega la Champions League a Ibrox. Este sea, posiblemente, el partido más decisivo de la "semana grande" del Rangers, ya que recibe al Valencia, su principal candidato en la lucha por el segundo del grupo C. Los escoceses llegan a este partido con 4 puntos, uno más que el equipo Ché, y buena parte de sus opciones de clasificación para los octavos de final pasan por el resultado que obtengan en los dos partidos contra el conjunto valencianista. A priori, los valencianos son superiores y deberían doblegar a los de Glasgow, pero seguro que Walter Smith pondrá sobre la cancha toda su artillería defensiva para intentar puntuar en ambos partidos y mantenerse por delante del Valencia en la clasificación del grupo.


    Y, por si esto fuera poco, el domingo 24 se juega el primer partido del Old Firm de la temporada. Aunque no completamente decisivo, una victoria del Rangers contra sus enemigos íntimos católicos les daría un plus de  intensidad y motivación para afrontar el resto de la temporada en la SPL. Sin embargo, ese partido se asemeja harto complicado para los Gers tanto por su exigente semana como por el factor cancha, siempre tan dominante cuando hablamos de Parkhead. Veremos si Walter Smith reserva jugadores en alguno de los partidos previos para llegar con los mejores físicamente a tope para la batalla de Glasgow Pero no adelantemos acontecimientos, este partido se merece algo más que un párrafo en este post...


    sábado, 9 de octubre de 2010

    La Escocia que se nos viene: análisis Escocia-España

    Tras el partido de ayer entre República Checa y Escocia (1-0), la selección escocesa recibirá el próximo martes en Hampden Park a la campeona del mundo. En este post podréis ver un análisis del sistema empleado ayer en Praga por Craig Levein, una descripción de los jugadores que jugaron ayer y que podrían jugar contra España y, finalmente, os daré mi opinión sobre el posible once que pueda poner en liza  el martes en Glasgow.

    El sistema:
    Después de la derrota contra la República Checa, Levein fue muy criticado, tanto por los medios como por los aficionados escoceses, debido al sistema ultradefensivo que puso en juego. Consistió en un 4-2-3-1 que, de facto, se convirtió en un 6-4-0, con el teórico doble pivote (Gary Caldwell y Darren Fletcher) situado junto a los centrales y los cuatro jugadores "ofensivos" colocados en línea en la medular. De esta forma, Escocia renunció prácticamente al ataque y se dedicó a defenderse de las acometidas checas. A pesar de las críticas, Levein se mostró satisfecho con el sitema y con el trabajo de sus jugadores, aunque dejó claro que, en el partido contra España, el sistema sería distinto.

    Los jugadores:
    Allan McGregor: guardameta del Rangers, posiblemente el mejor de la selección en el partido de Praga, aunque tal vez pudo hacer algo más en el gol de Hubnik. Suplente habitual de Craig Gordon, a pesar de que  éste ha vuelto a una convocatoria tras su lesión, mantendrá la titularidad contra España.
    Alan Hutton: lateral derecho del Tottenham. Suplente en su equipo, indiscutible en la selección. Jugador fuerte con poca calidad cuando se prodiga en ataque.
    Steven Whittaker: lateral derecho reconvertido a la banda izquierda, debido a la escasez de jugadores escoceses en esta posición. Por esta razón y por el sistema de Levein no debe suponer un problema para la defensa española. Posiblemente el jugador más flojo de una floja defensa.
    David Weir: que el abuelo Weir (40 años) siga siendo titular en la defensa de Escocia deja claro el bajo nivel atrás de esta selección. Titular indiscutible en el Rangers y en Escocia, es probablemente el mejor defensa del equipo, a pesar de su edad.



    Steven McMannus: central del Middlesbrough de 28 años, ex del Celtic. Lento en defensa, peligroso en las jugadas a balón parado.
    Gary Caldwell: central del Wigan que, por las bajas en el medio campo, podría jugar en la medular escocesa. Sin embargo, anda muy falto de técnica para jugar en esa posición. Su labor es completamente destructiva, incrustándose habitualmente entre los dos centrales.
    Darren Fletcher: capitán y líder del equipo, se ve obligado, por la poca calidad de sus compañeros, a asumir mayor responsabilidad en la creación de juego ofensivo que en el Manchester United. El mejor jugador de Escocia con mucha diferencia.


    James Morrison: interior derecho del West Brom. Jugador con mucha movilidad que se mueve bastante bien en las tres posiciones de la media punta.
    Graham Dorrans: una de las grandes esperanzas del fútbol escocés. Jugador del West Brom, fue elegido el año pasado en el once ideal del Championship. Juega en la media punta, aunque suele descolgarse a la banda izquierda, intercambiando su posición con Naismith.
    Steven Naismith: jugador de 24 años que se desenvuelve a las mil maravillas como segunda punta, cayendo frecuentemente a las bandas. El jugador del Rangers está en un gran momento de forma, tanto en el plano goleador como físico, lo que queda claro tras el gran trabajo defensivo que realizó en Praga.
    Jamie Mackie: debutante en la selección escocesa, el jugador del Queens Park Rangers ha sido llamado por primera vez tras su gran inicio de temporada en el Championship. Sorprendente titular por delante de Kenny Miller, podría ser uno de los posibles sacrificados en el partido contra España.
    Kenny Miller: el jugador más en forma de la delantera de Escocia (pichichi de la SPL con el Rangers), sorprendió su suplencia contra la República Checa. Delantero hábil y peleón que tendrá que sudar para superar a la defensa española.


    Chris Iwelumo: veterano delantero del Burnley (32 años), también ha comenzado con fuerza la temporada en su equipo. En principio suplente, su envergadura puede hacerle ser revulsivo si el partido se pone cuesta arriba para Escocia.

    Posible XI contra España:
    Tras anunciar Craig Levein que modificaría el sistema para el partido de Hampden Park, se avecinan cambios en la alineación escocesa. El que parece más claro es la salida de Gary Caldwell, ya que la federación escocesa pactó con el entrenador del Wigan, Roberto Martínez, que Caldwell sólo disputaría uno de los dos partidos. En su lugar podrían entrar Charlie Adam o Lee McCulloch. Otro cambio que parece claro es la entrada de Miller por Mackie. Así, en un hipotético 4-2-3-1, la alineación podría ser la siguiente:

    McGregor; Hutton, Weir, McMannus, Whittaker; D. Fletcher, Adam ó McCulloch; Morrison, Dorrans, Naismith; Miller

    Esta es la selección escocesa que se enfrentará a España el martes. Un equipo que atraviesa una de los peores momentos de los últimos años, pero que puede pelearle a la República Checa la segunda plaza del grupo I de clasificación para la Euro 2012. Sobre el papel, España es clara favorita para la victoria, pero el planteamiento defensivo de Levein y la presión de Hampden Park pueden hacer que el partido sea más complicado de lo previsto para los hombres de Vicente del Bosque.

    Sígueme en Twitter

    sábado, 2 de octubre de 2010

    Livingston F.C. o la lucha por la supervivencia

    En la presentación del blog, os prometí que trataría historias sobre algunos equipos modestos del fútbol escocés. Pues bien, aquí va una entrega sobre un equipo peculiar, que un día llegó a la cima pero que los problemas económicos le hicieron tocar fondo. Hoy, siguen peleando para volver al sitio del que el dinero les apartó. 

    A muchos tal vez os suene el nombre del Livingston, por ser el equipo donde Javier Sánchez Broto (ex portero de Real Murcia y Getafe, entre otros) se ganó su reconocimiento en Escocia, o por ser el lugar donde el gran Guillermo Amor colgó las botas. Sin embargo, el origen de este equipo se encuentra en la vecina ciudad de Edimburgo. En 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, los trabajadores de una fábrica de compuestos aeronáuticos se organizaron para formar un equipo de fútbol, el Ferranti Thistle. Debido a la guerra, no existen datos de un partido del equipo hasta 1948, cuando el equipo de la empresa se enroló en una de las ligas locales de Edimburgo. Poco a poco, el club adquirió un gran prestigio y notoriedad en estas ligas menores, llegando a participar en la temporada 72/73 en la Scottish Cup. Poco después, el equipo fue admitido en la Scottish Football League, pero la nueva normativa de esta competición le obligó a cambiar de nombre. Después de una campaña en la prensa local para elegir el nuevo nombre, el club fue renombrado como Meadowbank Thistle, convirtiéndose así en el tercer equipo de Edimburgo en la Football League.


    Después de un buen número de años en la Second Division, el club alcanzó su mayor éxito hasta la fecha en los años 80. Así, en la temporada 82/83 el equipo alcanzó, por primera vez en su historia, la First Division, perdiendo la categoría en la temporada 84/85. Solo dos temporadas después, alcanzó el campeonato de la Second Division y, un año después, el todavía Meadowbank Thistle finalizó en una asombrosa segunda posición en la First Division, lo que le daba derecho al ascenso a la Premier Division. Sin embargo, debido a la reestructuración de la primera categoría del fútbol escocés, sólo el campeón de la First Division logró el ascenso esa temporada, teniendo que seguir compitiendo en la segunda categoría. Después de unos cuantos años manteniendo la categoría sin apuros, en la temporada 94/95 volvió a sufrir una reestructuración que le mandó de cabeza a la Second Division, categoría que perdería al año siguiente al quedar penúltimo de esta division. Después de un buen número de rumores sobre el traslado del club, en 1995 el Meadowbank Thistle se trasladó a la vecina ciudad de Livingston, siendo renombrado como Livingston F.C.

    En su primera temporada en Livingston, el equipo finalizó campeón de la Third Division y, tres temporadas después, en la 98/99, alcanzó el campeonato de la Second Division y el correspondiente ascenso a la First Division. Tan solo dos años después de alcanzar la segunda categoría del fútbol escocés, el Livingston finalizó en primera posición en la First Division y alcanzó el preciado ascenso a la SPL que catorce temporadas antes se le negó en los despachos. Como dato curioso, que tal vez muchos desconozcáis y que hace todavía más peculiar la historia de este equipo, es que en los últimos dos ascensos el club fue dirigido desde los despachos por John McGuinness, que adquirió el club tras ser el hombre que ganó el mayor premio de lotería en la historia del Reino Unido. Tras el ascenso a la Premier escocesa, llegó la auténtica época dorada del Livingston. En su primera temporada entre los grandes finalizó en una meritoria tercera posición, lo que le dio derecho a participar en la Copa de la Uefa. Sin embargo, el equipo alcanzó la cumbre futbolística el 14 de Marzo del año 2004, cuando se proclamó campeón de la League Cup, venciendo por dos tantos a cero al Hibernian en Hampden Park. La victoria se asemeja aún más meritoria si pensamos que el club había entrado un mes antes en administración financiera, justo antes del partido de semifinales de la Copa de la Liga contra el Dundee.

    Tras la compra del club por el irlandés Pearse Flynn, el Livi abandonó la administración financiera y mantuvo la categoría en la temporada 04/05. Sin embargo, en la siguiente temporada, el Livingston entró en decadencia y finalizó último en la SPL, siendo relegado a la First Division. Tras dos malas temporadas en la First Division, Flynn vendió sus participaciones a un consorcio italiano dirigido por Angelo Massone. A pesar de las promesas de volver a hacer grande al club, el Livingston entró en su época más oscura. Debido a problemas de impagos del alquiler del estadio, el Livi volvió a entrar en administración financiera y fue descendido, en una decisión sin precedentes, a la Third Division. Todo el mundo pensaba que ése sería el fin de la historia del Livingston, pero justo antes de empezar el proceso de liquidación, Gordon McDougall y Neil Rankine se hicieron con las participaciones de Massone, salvando al club de la desaparición y nombrando al ex jugador Gary Bollan nuevo manager. En su primera temporada en la Third Division, el club quedó campeón con 15 puntos de diferencia sobre el segundo, logrando el ascenso a la Second Division, en la que milita en la presente temporada. Tras un buen arranque de liga (cuatro victorias y tres empates en siete partidos), el Livingston marcha líder de la categoría, postulándose como uno de los principales candidatos para el ascenso a la First Division. Además, con los nuevos dueños, el club ha saneado sus cuentas, siguiendo el camino adecuado para volver al lugar que tantos años le costó alcanzar. Por este objetivo siguen luchando, y esperamos verlo entre los grandes lo antes posible.


    viernes, 24 de septiembre de 2010

    Anthony Stokes: la espera mereció la pena

    Después de cinco jornadas de SPL, un vistazo rápido a la clasificación nos muestra que la diferencia habitual entre los dos grandes y el resto de equipos de la liga es, en lo que llevamos de temporada, absolutamente escandalosa. Los dos gigantes de Glasgow suman quince puntos, mientras que el tercer equipo en discordia ,el Hearts de Santana y Palazuelos, se sitúa siete puntos por debajo de los líderes. Sin embargo, aunque el pleno de victorias pueda parecer un paseo militar, lo cierto es que tanto Celtic como Rangers han tenido que fajarse para mantenerse en el tren de cabeza.

    Un ejemplo de la dificultad de alguno de estos partidos tuvo lugar el pasado domingo. Mientras el planeta fútbol estaba  pendiente del clásico del fútbol inglés, el Kilmarnock recibía al Celtic en Rugby Park. Los Killies, que sufrieron de lo lindo la temporada pasada para mantener su plaza en la máxima categoría, venían de dos victorias consecutivas frente a Aberdeen y St. Mirren, colocándose en la zona media-alta de la tabla con seis puntos en cuatro jornadas. Enfrente, un Celtic que la jornada anterior goleó con facilidad al Hearts en Celtic Park. En ese partido se produjo el debut del último fichaje de los Bhoys, el delantero irlandés Anthony Stokes. Tras una dura negociación con el Hibernian, el fichaje se consumó el último día del mercado por una cantidad cercana a las 800.000 libras. En su primer partido, aunque no marcó, dio la asistencia del primer gol, obra de James Forrest, y demostró una movilidad mayor que la del cuestionado Samaras. Sin embargo, en su segundo partido marcó el gol que culminó la remontada frente al Kilmarnock en un partido que se puso cuesta arriba muy pronto para el Celtic tras el tempranero gol del delantero Killie Connor Sammon y la lesión de Paddy McCourt, sustituido por Stokes. En el partido de Copa de la Liga frente al Inverness, cerró la goleada con dos tantos en el último cuarto de hora de partido. 


    Tras los malos resultados de la pasada temporada, el Celtic realizó algunas contrataciones interesantes con el objetivo de que los hombres dirigidos por Neil Lennon recuperaran el trono de la SPL y volvieran a la fase de grupos de la Liga de Campeones. El segundo objetivo se volatilizó rápidamente tras la hecatombe en la tercera ronda previa frente al Sporting de Braga. Ello hizo que los Hoops aceleraran las contrataciones de los defensas Daniel Mastjorovic y Emilio Izaguirre, debido a la debilidad defensiva mostrada frente al Braga. Sin embargo, fue el batacazo en la previa de la Europa League frente al Utrecht, que dejaba al Celtic fuera de las competiciones europeas, lo que desencadenó el fichaje de Anthony Stokes.

    El jugador irlandés se formó en la cantera del club dublinés Shelbourne F.C. Sus buenas actuaciones le hicieron fichar, con 15 años, por el Arsenal, formando parte de su equipo reserva. Stokes hizo su debut con los gunners en 2005 en un partido de la Carling Cup frente al Sunderland. Aún así, su despegue definitivo tuvo que esperar a la siguiente temporada, en la que fue cedido por el Arsenal al Falkirk. En su primera temporada en Escocia obtuvo unos números espectaculares, anotando 16 goles en 18 partidos y siendo el primer jugador de la historia de la SPL en anotar dos hat-tricks consecutivos. Estos buenos resultados, unidos a su juventud, hicieron que el Sunderland pagara al Arsenal dos millones de libras en 2007 para hacerse con los servicios del delantero de Dublín. Sin embargo, su bajo rendimiento (tan solo 3 goles en 36 partidos) y sus problemas con el entonces entrenador Roy Keane hicieron que tuviera que marchar cedido en la temporada 2008-2009 al Sheffield United primero y después al Crystal Palace, ambos del Championship, anotando un solo gol en toda la temporada.






    Tras su mala experiencia en el fútbol inglés, Stokes decidió regresar al norte, el lugar donde un día fue grande. Los Hibs de Edimburgo se hicieron con sus servicios, pagando un traspaso de medio millón de libras, donde se reencontró con su entrenador en el Falkirk, John Hughes. En Easter Road, Stokes volvió a recuperar las buenas sensaciones perdidas tras su paso por Inglaterra, anotando 22 goles en 40 partidos y contribuyendo al cuarto puesto de su equipo al final de la temporada. Además, su gol frente al Rangers queda para la historia, al convertirse en el gol más rápido de la historia de la liga, anotando a los 12 segundos de inicio del partido.





    Tras su llegada al Celtic, la afición de los Celts lo ha recibido con la esperanza de que pueda mejorar los resultados del griego Samaras, y muchos ven ya en la sociedad con su compatriota Daryl Murphy la delantera ideal de su club y de la selección irlandesa. Con solo 22 años tiene un gran futuro por delante, y si continúa su progresión con los católicos de Glasgow puede y debe devolver al Celtic al lugar que le corresponde por tradición e historia, al igual que la posibilidad de labrarse una carrera internacional que sin duda, por sus cualidades, será muy exitosa.

    jueves, 16 de septiembre de 2010

    Presentación del blog

    Muy buenas!!

    Llevaba ya un tiempo dándole vueltas a la idea de crear un blog especializado en fútbol, pero la sobrecarga de páginas acerca del deporte rey y la falta de tiempo no me dejaban dar el paso definitivo. Sin embargo, un hecho ocurrido este pasado sábado me ha traido hasta aquí. Eran las 15:55 del sábado 11 de septiembre (14:55 en las islas británicas) y, en ese momento, la grada de Celtic Park se levantaba a la salida de los jugadores del Celtic y del Hearts y cantaba el celebérrimo "You´ll never walk alone." En ese momento, me encontraba en el área 407 de ese templo del fútbol, dándome cuenta de que, sólo por ese momento ,el viaje había merecido la pena. Aún así, lo que más me impactó fue encontrarme un estadio de 60.000 espectadores prácticamente lleno para ver un partido contra un equipo al que le costaría mucho mantener la categoría en la segunda división española. Eso, y la poquísima información en español que encontré acerca de la liga escocesa fueron los desencadenantes de la creación de este blog.

    Para mucha gente, la Scottish Premier League no es más que el Old Firm. Por ello, a través de esta página quiero tratar la información de otros equipos menos conocidos internacionalmente que los clubs más importantes de este fútbol, sin descuidar, por supuesto, las historias y anécdotas de los dos grandes dominadores de la liga. 

    Así, podréis descubrir un fútbol muy distinto al de aquí: físico, duro, rápido y noble; la esencia del fútbol. Porque la SPL es el lugar donde el fútbol es fútbol.